Ataque a 23andme: ¿Qué es el scraping?

Nuestra información es más valiosa que nunca, es por eso que empresas como 23andMe, líder en servicios de pruebas genéticas, han ganado tanta relevancia en la última década. Al proporcionar a los usuarios detalles sobre su herencia genética y posibles predisposiciones a ciertas enfermedades, ha logrado no solo comercializar la…
El nombre va aquí

El nombre va aquí

Puesto

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Nuestra información es más valiosa que nunca, es por eso que empresas como 23andMe, líder en servicios de pruebas genéticas, han ganado tanta relevancia en la última década. Al proporcionar a los usuarios detalles sobre su herencia genética y posibles predisposiciones a ciertas enfermedades, ha logrado no solo comercializar la ciencia, sino también empoderar a individuos con información valiosa sobre su salud y ascendencia. Sin embargo, con gran poder viene una gran responsabilidad y por desgracia 23andMe no ha escapado del scraping.

Hace poco, se reportó un ataque hacia esta empresa, dejando en vilo la privacidad y seguridad de miles de usuarios. Pero, ¿cómo es posible que algo así suceda en una era donde la ciberseguridad es una prioridad? Te lo contamos a continuación.

 

¿Qué es el scraping?

El scraping, o web scraping, es una técnica utilizada para extraer información de sitios web de forma automática. Aunque en sí mismo no es ilegal ni malicioso, es una herramienta poderosa que, en manos equivocadas, puede ser utilizada para fines poco éticos o directamente ilegales.

Definición y conceptos básicos:
Imagina el internet como una vasta biblioteca. Si necesitas cierta información, podrías ir página por página, libro por libro, copiando manualmente los datos relevantes. El scraping es como enviar un ejército de robots a hacer ese trabajo por ti, y a una velocidad asombrosa. Utilizando programas y scripts, estas «máquinas» pueden recopilar enormes cantidades de información en cuestión de segundos o minutos.

Herramientas y tecnologías más comunes utilizadas para el scraping:
Existen múltiples herramientas disponibles para realizar scraping, desde las más básicas como BeautifulSoup y Scrapy en Python, hasta soluciones más completas y comerciales como Octoparse o Import.io. La elección de la herramienta depende del objetivo, la complejidad del sitio web y la cantidad de datos que se desea extraer.

Diferencias entre scraping y otros métodos de recopilación de datos:
Mientras que el scraping se centra en la extracción automatizada de información de páginas web, existen otros métodos para recopilar datos. Por ejemplo, las APIs (Interfaz de Programación de Aplicaciones) son formas legítimas y controladas que muchos sitios web ofrecen para acceder a sus datos. La principal diferencia radica en que el scraping «raspa» la información directamente de la página, sin permiso explícito, mientras que las APIs proporcionan una puerta regulada y a menudo con restricciones.

 

 

El ataque a 23andMe: Un vistazo detallado

En octubre de 2023, el mundo de la genómica se vio perturbado por una noticia inquietante. 23andMe, una de las empresas líderes en pruebas genéticas, había sido objeto de un ataque cibernético de gran envergadura.

Durante un monitoreo rutinario en octubre, 23andMe identificó una actividad anómala en su plataforma. Usando técnicas avanzadas de scraping, los atacantes lograron acceder a la plataforma y extraer grandes volúmenes de datos en un tiempo sorprendentemente corto. Si bien la compañía reaccionó rápidamente al detectar la actividad sospechosa, el volumen de datos comprometidos fue considerable. Las motivaciones detrás de este ataque todavía están bajo investigación, pero la venta de información genética en mercados negros es una teoría predominante.

La información genética es de naturaleza extremadamente personal. Su mal uso puede tener consecuencias devastadoras, desde extorsiones hasta fraudes médicos y discriminación. La protección de estos datos es primordial, y el incidente de octubre ha demostrado que incluso las entidades más seguras no están exentas de riesgos.

Tras la detección del ataque, 23andMe se movilizó de inmediato. Emitieron comunicados oficiales a sus usuarios, informando sobre la situación y las medidas adoptadas en respuesta. Reforzaron sus protocolos de seguridad y ofrecieron servicios de monitoreo y protección de identidad a aquellos afectados. Actualmente, la colaboración con autoridades pertinentes para rastrear a los responsables sigue en curso.

 

La alarma sobre la privacidad

El incidente no fue simplemente un ataque cibernético más en la lista de brechas de seguridad que hemos presenciado a lo largo de los años. Fue un toque de atención sobre cómo nuestra privacidad, especialmente la información genética, está en juego.

La sacralidad de la información genética:
Más allá de datos y secuencias, nuestro ADN es un reflejo íntimo de quiénes somos. Revela nuestra historia, nuestras conexiones familiares y nuestras susceptibilidades médicas. Es, en muchos sentidos, el último bastión de nuestra privacidad. Cuando esta información es expuesta o comprometida, es más que una brecha de datos; es una invasión a nuestra esencia biológica.

La resonancia de la alarma:
El ataque no solo afectó a los usuarios directos de 23andMe. Resonó en toda la industria de pruebas genéticas y en la percepción del público general sobre la ciberseguridad. Esta alarma ha subrayado la necesidad de que las empresas refuercen sus medidas de seguridad y tomen en serio la protección de la información genética.

Una llamada a la acción para los usuarios:
La preocupación generalizada tras el incidente es comprensible. Sin embargo, más que temer, es un momento para actuar. Los usuarios deben ser proactivos: educarse sobre cómo las empresas manejan su información, revisar y ajustar sus configuraciones de privacidad, y exigir a las empresas más transparencia y medidas de protección.

 

El ataque a 23andMe ha sido un recordatorio de la fragilidad de nuestra información en el ciberespacio. La industria genética, al ser custodia de datos tan personales, tiene la responsabilidad monumental de proteger esa información a toda costa.

Más allá de los sistemas de seguridad y las medidas tecnológicas, este incidente resalta la necesidad de una colaboración más estrecha entre empresas, autoridades y usuarios. La ciberseguridad no es solo un desafío técnico, sino también un compromiso comunitario.

A medida que avanzamos en esta era digital, es imperativo que reflexionemos sobre cómo valoramos, compartimos y protegemos nuestra información genética. Después de todo, es el mapa único de nuestra existencia y debe ser tratado con el respeto y cuidado que merece.

[acf field=»video_del_post»].

El nombre va aquí

El nombre va aquí

Puesto

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *